LA VOZ SUMERGIDA ENTRE SUS LÍNEAS

ENGLISH>>

Del brotar de un decir sumergido, entreverado, escondido, disimulado, intuido…, un decir que pretende salir a la luz al más leve descuido, emerge como foco en los siguientes trabajos que forman parte de la serie (…).

Un entredecir, sugestión leve de resonancias involuntarias, que aflora sin estar seguros, que salta al encuentro sin anunciarse y queda expuesto así el resquicio de intimidad escondida que no suele mostrarse, transparentada por sutiles veladuras y significaciones.

A este resquicio alude el título (…) como el signo que, aún albergando el silencio del texto omitido, es el umbral por donde aparece, es el limbo donde reposa, son los párpados por donde se visualiza o se esconde…

Parecen restos, ruinas o fragmentos como naufragios del decir que vagan de lugar en busca quizás de un enclave donde quedar en espera… Quizás intuidos tras los párpados cerrados por donde entrever los entresijos de un texto contenido, aspirado, suspirado… burbujas de desapariciones dejando su poética suspendida entre paréntesis…



De esta forma encontramos decires sumergidos como corrientes internas de la propia página, espacios situados al borde de dar a entender sin mediar palabra.Como es la entrelinea un lugar de matices y sobreentendidos, intuiciones que otean horizontes en un paso más allá en la renuncia a la literalidad.

Las entrelíneas es el lenguaje del entredecir, del sugerir sin aparecer lenguaje, que se cuela por entre los textos dándoles una dimensión de contexto y de más allá, como un hablar soterrado tras el mismo lenguaje que necesita ser escuchado. Énfasis del vacío y el lleno, espacio físico y simbólico necesario para fijar y agrandar el discurrir de la línea. Entropía en la medida que simboliza los entresijos de la confidencia cifrada y entramada en los espacios de las segundas lecturas.

Si las entrelíneas se disponen de forma consecutiva y consecuente se forma un paisaje de cicatrices. Se entrelazan las entrelíneas a modo de sutura de la herida del lenguaje, de desierto de la palabra, de intersticio por donde escapa el ser en silencio, de albor del sueño de la palabra que despunta por entre un fino hilo de murmullo suspendido.

En Desiertos cicatriz… aparece, a modo de partitura, un horizonte continuo, de páginas arenosas a modo de dunas que trazan un paisaje quieto y enigmático. Tan sólo restos de signos tipográficos amanecen por el horizonte de sucesos, que absorbe cualquier partícula significante hacia sí. Sucesos contenidos tras la línea del decir… Horizontes enmudecidos, pues de silencio está hecha la plenitud más absoluta de la palabra. Cerrando la herida de la incomunicación. Cicatrices como respuesta de silencio. Sutura.





Por este en medio-pasadizo, a modo de travesía-reflexión, que siempre fue simbolizado como desierto y penitencia, nos conducimos a la transparencia del lenguaje, presente a través de la nitidez de su ausencia, o sudario de un texto desvanecido, o sutil relieve de ausencia que nos confirma el aliento que las palabras han dejado al irse…

Entreverada asimismo la experiencia femenina que ahora cada vez menos pero todavía, y aparte de puntuales destellos, permanece silenciada en matices. Aun así tiene la osadía de decir y batallar más allá del lenguaje y su visibilidad; bajo paréntesis de cristal; tras las sombras de páginas transcritas sin nombre; sobreviviendo inadvertidas entre las más sutiles cadencias de partituras inéditas…

Aun así la pulsión femenina como orilla donde recalar al albor de la palabra… y residir desde la diferencia y la insistencia de manifestarse en la entrelinea.



Desiertos cicatriz...

Marquetería de entrelíneas. Diversas medidas.



En esta panorámica de campos arados de silencio dicente aparecen sutiles notas de armonía cuando coinciden los signos entrecortados de las líneas desaparecidas. Y es ahí cuando el azar se materializa en un nuevo alfabeto de signos mágicos y casuales… como entreletras, del inexplorado alfabeto del entredecir.


De azar revolotean...

Inventario de entreletras. Medidas variables.


Inventario:

Open publication


De entre varias de estas sugestivas entreletras provenientes de las entrelíneas, parecía del todo natural continuar con su materialización y hacerlas reales, tipos de imprenta para componer un decir entreverado que en ocasiones se hace patente y presente como perla de belleza, como preciosa joya en su más leve presencia.

Modelados en cera y fundidos en plata aluden a su condición de excepcionalidad, resguardados en un joyero antiguo.


Entredecires...

Tipos de imprenta fundidos en plata sobre joyero antiguo. 25 x 20 x 13 cm.



¿Adónde van entonces los textos omitidos? ¿Adónde los fragmentos cesados? ¿Dónde quedan tras ese corte de texto literal, retenido entre paréntesis, oculto tras puntos suspensivos? ¿Dónde situar el limbo de los textos ausentados?

Se acumulan así decires bajo un manto transparente que los alberga a modo de paréntesis. Limbo de entrañas en entredicho. Vientre de textos revueltos. Cerebro de pensamientos a modo de nubes dudas en cúmulos.




Cumulolimbo...

Fragmentos de texto bajo campana de cristal. 32 x 23 x 23 cm.